You Are Here: Home » Municipio » Atlixco lugar de flores

Atlixco lugar de flores

Atlixco lugar de flores

El nombre de Atlixco proviene del náhuatl “atl” que significa: agua; y de “ixco”: en el lugar, por lo que en conjunto significa “agua en el valle o en la superficie del suelo”. Se localiza 40 km de la ciudad de Puebla, por la carretera federal y a 24 km por la Vía Atlixcáyotl. Atlixco es un valle de tierra caliente y se puede disfrutar de este clima casi todo el año, además de esto cuenta con un paisaje hermoso en el que podemos observar al Popocatépetl, y si a todo agregamos un poco de historia y folklore, sabremos que Atlixco es un lugar para visitar.

Iglesias

Además del monasterio franciscano de Santa María de Jesús, el cual se edificó entre 1541 y 1569, poco a poco se fueron sumando otros templos y conventos de diversas órdenes como la de los Agustinos, las Carmelitas, Clarisas y Mercedarios. En el año de 1744 se empezó a construir la parroquia de la Natividad, en sustitución de la del Dulce Nombre. Sin duda uno de los recorridos más interesantes por esta ciudad es en el centro y sus alrededores, recorriendo sus iglesias, sobre todo las del siglo XVII, entre las que destacan:

La Iglesia de la Merced, con una fachada con puerta en estilo barroco de argamasa, está repleta de adornos vegetales que enmarcan unos enconchados nichos. Además, cuenta con un armonioso campanario de dos cuerpos con cupulín; en esta destaca el altar mayor, el cual tiene un retablo neoclásico y un ciprés de la Virgen. Además se aprecian bellos lienzos al óleo posiblemente del siglo XVII o XVIII.

Atlixco reconocido como el lugar con el mejor clima del mundo. Foto: viajeros.com

La Iglesia de San Agustín, la cual tiene un reducido atrio circundado por una barda con rejas de hierro forjado. Por su posición en la esquina, presenta dos fachadas de estilo barroco de argamasa, al igual que el campanario, el interior tiene forma de cruz latina, cubierta con bóvedas y una cúpula octagonal con ventanas, la decoración que predomina es neoclásica. Es digno de admirarse el retablo mayor del presbiterio. En los muros de la capilla anexa hay pinturas de óleo de Juan Carrera, los cuales representan la adoración de Los Reyes y la Huida de Egipto.

La capilla del Tercer Orden, cuenta con excelentes portadas barrocas de argamasa. Asimismo, se pueden observar columnas salomónicas así como las de fuste trenzado y adornos vegetalizados. En el presbiterio hay un magnífico retablo dorado estilo barroco salomónico y tiene pinturas de Jerónimo de Zendejas, la cuales representan pasajes de la vida de San Francisco. (Las torres salomónicas tienen antecedente bíblico, ya que provienen del templo que Salomón).

 Arquitectura

Los visitantes pueden disfrutar de las antiguas construcciones como la casa de la Audiencia, el molino de San Mateo, el acueducto Los Arcos, el edificio Rascón y pasear por el zócalo de la ciudad.

La Casa de la Audiencia: presenta un portal con arcadas de medio punto sobre columnas toscanas. Arriba se pueden apreciar tres vanos de puertas adinteladas con balcón en voladizo sobre ménsulas y herrajes. Edificio Rascón es de la época porfiriana. Zócalo de Atlixco: de estilo arabesco, a partir de la cual se originó la traza urbana de la ciudad. Es de las llamadas plazas ovandinas, ya que las calles perpendiculares parten de los centros y no de las esquinas. El centro cuenta con una agradable composición arquitectónica donde podemos encontrar el quiosco que se caracteriza por el uso de azulejos.

Los viveros son otro de los principales atractivos de la región, ya que podemos encontrar gran diversidad de flores, con diferentes tamaños y colores, entre los principales viveros podemos encontrar el Cabrera, Xochicalli y la Plaza de las Flores.

 Huey Atlixcáyotl

Huey Atlixcáyotl proviene del náhuatl y significa “gran tradición atlixquense”, y se lleva a cabo el último domingo de septiembre, la población festeja a su patrón San Miguel Arcángel, el cuál es venerado en una iglesia que fue construida en la cima de un cerro en cuyas faldas crece la ciudad. Ahí se levantaba antiguamente un Teocali a Quetzalcoatl en agradecimiento a los dones recibidos en las cosechas y año con año lo celebran con varias danzas. Esta tradición ha sido retomada desde hace casi 300 años.

En esta fiesta se reúnen los pueblos que conviven juntos, celebran su supervivencia y recrean sus tradiciones a través de la alegría de sus danzas, utilizan trajes multicolores y vistosas máscaras; a esta celebración asisten danzantes de diferentes regiones del estado, tales como: nahuas, popocatlas, mixtecos, etc.

El Baile de Convite es el que abre este festival y en este los nativos de Atlixco invitan a los demás a participar; el que cierra es el Tlaxcalteco, el cuál es el son de mayor arraigo en la región. Las danzas que podemos apreciar son: la danza de los Tecuanes, de los Santiagos; la Boda Indígena, la Fiesta Huasteca, la Danza de los Quetzales y los Voladores.

Gastronomía

Dentro de sus platillos sobresalen el consomé atlixquense, la cecina, y los tamales de comino, los tlacoyos, la trucha preparada, el atole de arroz, el chileatole y las deliciosas nieves de sabores.

WIkipuebla es un portal turístico e histórico, que forma parte de Poblanerías.com y Poblanerías.net.

Scroll to top